“Sin el público y sin los escenarios me moriría de la depresión”: Axel
El titulo es:“Sin el público y sin los escenarios me moriría de la depresión”: Axel
Anuncio
aldia_web

Vas por aquí

Foto detalle: 
aldia_web
El Heraldo

“Sin el público y sin los escenarios me moriría de la depresión”: Axel

25

Desde la montaña donde vive con su familia, el artista argentino no oculta la melancolía de saber que “de repente la vida nos cambió” por el virus.

Rodeado de la naturaleza, en las sierras de Córdoba, Argentina, Axel se conecta para abrir la tertulia virtual.

A su diestra, el piano, compañero inequívoco que lo sigue desde los 5 años. Ahora tiene 44 y afirma que el instrumento “continúa siendo fiel testigo de sus sentimientos”.

Sonriente y sensible, como se muestra en la mayoría de su repertorio musical, el cantautor argentino cuenta cómo ha sido estar fuera de los escenarios por más de un año. También sobre sus nuevos proyectos como Vivo por ti, el sencillo que sirve de antesala a su próximo álbum.

La pandemia, por supuesto, no se ausentó de la conversación.

¿Con qué llega Axel para este 2021?

Con mucha ilusión volvemos a lanzar una canción después de un año atípico para los artistas, pero donde se aprendieron muchas cosas. Vivo por ti es el resultado de este año y el principio de componer, de estar en casa haciendo música.

¿Cuál fue la fuente de inspiración para ‘Vivo por ti’?

Esta canción en particular nace de descubrir por quién vivimos y cuánta gente sostiene nuestra vida. Tenemos claro quiénes son los que están para darnos un abrazo, una palabra y de repente la vida nos cambió de un día para el otro. Nos encontramos con una gran distancia física que nos llevó a extrañarnos, a necesitarnos y a valorarnos mucho más. Vivo por ti nació por eso y tiene la esencia de Axel con una carga fuerte de amor.

¿Por qué se inclinó por la música romántica?

Eso tiene que ver con lo que uno aprende de chiquito en la casa de su familia. En la mía hay muchos músicos y escuchábamos baladas. Cuando me sentaba en un piano a escribir y a tocar, lo que naturalmente me nacía eran historias de amor. Lo dejé fluir, es lo que elegí, aunque en mi repertorio también hay canciones rítmicas.

¿Qué artistas lo influyeron musicalmente?

Joan Manuel Serrat, que mi mamá siempre lo amó. El folclor latinoamericano también. En mi casa se escuchaba mucho la música clásica, era infaltable a la hora de almorzar o cenar y, más aún, porque no teníamos televisión. En mi caso personal, cuando empecé a seleccionar la música, oía a Fito Páez, Alejandro Lerner, The Beatles y más música británica.

¿Qué ha significado en su vida ese instrumento que tiene a su lado, el piano?

El piano es una extensión mía. Yo me siento aquí y me olvido del mundo, es el que mejor interpreta lo que me está pasando, mis sentimientos. Yo toco el piano todos los días. Realmente cuando me voy de vacaciones siento que lo extraño, que me falta una parte de mí, es algo muy fuerte. Yo suelo hacer los conciertos con toda mi banda, pero he hecho giras solo con el piano y la guitarra, y me encanta. El piano es como mi fiel compañero de la vida, y lo toco desde los cinco años.

¿Se ha visto tentado a interpretar otro tipo de género musical?

He cantado mucho folclor argentino y cuando recorro diferentes países me le animo a tocar otras cosas. Ejemplo de ello es que hace un año y medio, un grupo de Argentina, Los Palmeras, me invitó a cantar una canción del Binomio de Oro: Olvídala, no es fácil para mí, por eso quiero hablarle… (En piano). Tuve gran conexión con la raíz vallenata y folclórica de Colombia. Al fin y al cabo todo artista busca reinventarse sin ser infiel a lo que es. Eso hace parte de correr riesgos, porque sería muy fácil siempre quedarnos en la zona de confort. En mi caso, por ejemplo, me quedaría cantando: Amo lo que amas, yo te amo (…) y cosas así. Es bueno cambiar a veces.

¿Cómo ha sido el proceso de adaptación para Axel en este nuevo contexto?

No me ha dado covid. Mi familia y yo estuvimos muy conectados con la naturaleza y como vivo en una montaña tengo un aislamiento cotidiano. Sin embargo, lo que más he extrañado es el poder subirme a un escenario, conectarme con el público desde la mirada, el corazón y el sentimiento de una canción. Yo soy un artista que estoy en los escenarios desde los 5 o 6 años, entonces voy a confesarte algo: no sé vivir sin eso, creo que me moriría si no tengo eso por mucho tiempo.

¿Vivió alguna crisis en particular durante esta época que lo llevó a concluir eso?

En muchos momentos de mi vida que he tenido alguna crisis me he visto obligado a replantearme, y algo de lo que nunca he dudado es que subirme a un escenario no lo podría dejar nunca. Me moriría, entraría en una depresión tan grande que me llevaría a la muerte. Sin embargo, hice muchas canciones en mi casa, en mi estudio, estuve muy feliz, conecté mucho con mi familia y aprendí muchas cosas.

¿Experimentó otra faceta suya en pandemia?

Yo tallo madera y me involucré mucho en tallar. Esa es otra faceta artística que me gusta muchísimo, pero me faltó algo fundamental para mí que era conectar con la gente. Ahora, la ilusión está nuevamente intacta, porque en un mes arrancamos de manera presencial y estoy seguro que la gente se va a dar cuenta cuánta falta nos hacía conectar a través de una canción.

Háblenos del álbum en el que está trabajando, ¿cómo va eso?

Tengo la ilusión de terminar de grabar el álbum que estamos haciendo entre Los Ángeles y Buenos Aires. La cuarentena nos frenó, pero tuve la oportunidad de escribir más canciones que tienen un mensaje más atinado para lo que está pasando hoy en día. Esperamos lanzarlo a mediados de este año, aunque no tengo el título todavía. Vivo por ti será parte de este álbum y espero que la gente conecte con él.

Aquí se habló de:

Te puede interesar

Compártelo en: