Hace tres años Manuel planeó su funeral: hubo trago, comida y música
El titulo es:Hace tres años Manuel planeó su funeral: hubo trago, comida y música
Foto detalle: 
La danza Son de Pajarito bailó al rededor del féretro de Manuel Martínez | Christian Mercado
aldia_web
José Luis Rodríguez

Hace tres años Manuel planeó su funeral: hubo trago, comida y música

2.5K

Manuel del Cristo Martínez fue ganadero, cuentero y compositor de canciones de la danza del Son de Pajarito.

El desfile era encabezado por el con­toneo de 20 faldas cumbiamberas, seducidas por el ritmo de la tam­bora y el millo; y por la melodía de la danza Son de Pajarito, herencia musical de las poblaciones asentadas a orillas del Canal del Dique. El ganadero Manuel del Cristo Martínez Romero con­virtió su funeral en una fiesta, en un des­file de Carnaval. El féretro con su cuerpo recorrió cinco calles de Puerto Giraldo, corregimiento de Ponedera,Atlántico, con música, baile y licor, hasta su mora­da final en el cementerio de la población.

“Él planificó su muerte hace unos cin­co años, pero hace tres lo escribió. Siem­pre hacía poemas sobre la muerte, por­que decía que iba a planificar su funeral e iba dejar todo pago”, explicó Flor Mar­tínez, la menor de sus ocho hijos.

Flor ha bailado durante más de dos ho­ras cumbia, fandango y son de pajarito con una pollera de cumbiambera.

Dice que no ha tenido tiempo para llo­rar, solo lo hace cuando está sola, pero que durante el día cumple el último mandato de “Mañe” Martínez: “Me pidió que tenía que menearle la falda en su en­tierro, o de lo contrario me puyaba la nal­ga”. Manuel del Cristo Martínez Romero falleció a las 7:30 de la mañana de este lunes en la Clínica del Caribe. Tenía 87 años. Murió mientras dormía, como él lo había deseado, quizás planeado también.

Oriundo del municipio de Candelaria, fue cuentero, compositor de canciones de la danza de Pajarito, líder comunal de Puerto Giraldo y concejal. Además, fue socio fundador de una empresa de lác­teos, promotor de las corralejas del At­lántico e hizo parte de la Asociación de Ganaderos de la Costa (Asoganorte).

Antes de morir hizo firmar a sus hijos un documento en el que se comprome­tían a hacer valer su última voluntad: que durante tres días la gente que asistiera al sepelio le cantara y bailara, que estuvie­ran alegres como lo era él.

Además de que el cortejo fúnebre fuera acompañado de una papayera, un grupo de millo y un grupo de Pajarito, tocando música autóctona.

Igualmente fue su deseo de que los asistentes no llevaran ropa de luto.

Dejó paga una vaca para hacer sanco­cho y se repartieran sus carnes entre las personas que llegaban a darle el último adiós. También pagó cuatro cajas de li­cor para que consumieran en la velación.

Así, como un evento de Carnaval de es­ta temporada, fue el funeral de “Mañe”, un hombre festivo y alegre hasta la tumba.

Te puede interesar

Compártelo en:
Construido para ti con info de: