Las pistas de la familia en el extraño asesinato de Cerly, aún en la impunidad
El titulo es:Las pistas de la familia en el extraño asesinato de Cerly, aún en la impunidad
Foto detalle: 
El asesinato de Cerly Moreno suscitó varias protestas de la comunidad baranoera por medio de las cuales exigieron que el crimen no quedara impune. | Al Día
aldia_web
Wilson Rodríguez

Las pistas de la familia en el extraño asesinato de Cerly, aún en la impunidad

1.8K

Hace dos años y medio la mataron en una trocha de Baranoa. Ahora la familia recopila pruebas ante la denunciada deficiencia de los investigadores.

Dos años, siete meses y 11 días han transcurrido des­de el asesinato de Cerly Vi­viana Moreno Otero, cri­men que causó conmoción en Baranoa y que hasta la fecha continúa en la más completa im­punidad.

El cadáver de Cerly, de 22 años, fue hallado a las 6:00 de la mañana del 7 de julio de 2014 en la trocha La Cienagueta, entre los municipios de Baranoa y Usia­curí.

Su padre, Luis Moreno Ospino, no se ha dado por vencido para lograr el esclarecimiento del asesinato de su hija y por iniciativa propia ha investigado y suministrado a las autoridades policia­les algunas pistas que podrían conducir hasta el o los asesinos de Cerly.

Estas pistas forman parte sumarial de las in­vestigaciones policiales, sin embargo Moreno Ospino considera que las auto­ridades, especialmente la Fiscalía, han sido paquidérmicas para llegar al fondo del asesinato.

UN DÍA ANTES DEL ASESINATO

El domingo 6 de julio de 2014 Cerly les dijo a sus padres que iba para la casa de ellos en el barrio 11 de Noviembre, de Ba­ranoa, a reunirse con un grupo de com­pañeros para realizar un trabajo acadé­mico. La joven realizaba en ese entonces un curso de Asistente Administrativo en la Corporación Incatec, de Barranquilla, y trabajaba como auxiliar contable en una ferretería de ese municipio.

Su compañero sentimental, Jorge Ore­llano, llegó a la casa de los padres de Cerly a las 9:15 de la mañana de ese día. Lo hizo en una moto de ambos.

Su instinto de padre lo hizo sospechar que algo malo estaba ocurriendo en la relación sentimental de su hija con Jor­ge Orellano. “Le pregunté que si él la es­taba maltratando y me respondió que los problemas los resolvería con él”, recordó el padre de Cerly.

A las 4:50 de la tarde la muchacha le pidió prestado el celular al papá para llamar a su marido, quien se había ido a tomar con unos amigos en un estadero de Baranoa. “La escuché discu­tir con él. A las 7:00 de la noche me volvió a pedir prestado el celular para llamar a Jorge y nuevamente discutieron porque el tipo le estaba pidiendo plata para pa­gar la cuenta del licor que había consu­mido en el estadero”, apuntó el padre de la joven.

A pesar de que este le pidió a su hija que fuera para su casa y no para el es­tadero donde estaba su marido, la chica hizo todo lo contrario. A las 7:40 de la no­che, se despidió de sus padres y se subió en un motocarro. Les dijo que iba para el estadero, situado en el barrio Góngora, a buscar a su pareja sentimental.

DIJO QUE ELLA NO LLEGÓ AL ESTADERO

Ese fue el último momento en que Gladys Otero, madre de Cerly; y Luis Moreno, vieron con vida a su hija.

La sor­presa para ambos fue mayúscula cuando a las 12:45 de la medianoche fueron des­pertados por un silbido de Jorge Orella­no.

“Él estaba alicorado en su moto. En­tró a mi casa y le preguntó a mi esposa por Cerly. Yo me levanté y nos dijo que ella no llegó al estadero donde él la es­taba esperando”, dijo Moreno.

Desde ese instante comenzó la angustia para los padres y demás familiares de la jo­ven. La buscaron por todo el municipio, la llamaron al celular y el aparato esta­ba apagado.

Durante toda la noche la buscaron in­fructuosamente hasta que a las 6:00 de la mañana Zuleima Moreno, tía de Cerly, llamó a Luis para decirle que habían ha­llado el cuerpo sin vida de su hija en una trocha.

El cadáver fue encontrado en po­sición fetal, con el cabello desordenado y la blusa rasgada. El resultado de la ne­cropsia fue asfixia mecánica por estran­gulamiento con cuerda. A pesar de estar sumido en el dolor por la pérdida de su hija, Luis Moreno comenzó a indagar en­tre los vecinos.

“Nos dicen que a las 3:00 de la mañana vieron un motocarro que entró a esa trocha, y que una pareja iba discutiendo. Detrás iba un motociclis­ta. La persona que nos dijo eso no pudo identificar a los ocupantes del motocarro. Creemos que en él iba mi hija y el que la mató”, subrayó.

Moreno considera que, según las evidencias y testimonios que él ha recogido entre la comunidad, el asesi­nato de su hija podría tener tintes pasio­nales.

Días después del crimen de Cerly Moreno, Baranoa fue sacudida nuevamente por dos asesinatos.

El primero ocurrió el 12 de agosto de 2014. Rafael Coronado De los Reyes, alias Archi, fue ultimado ese día de 4 tiros en la trocha La Tomatera.

Posteriormente, el 17 de septiembre fue asesinado Ernesto Roa, alias Pendales. Fue hallado en la trocha Santa Ana. Ambos estaban señalados de ser extorsionistas.

 

Te puede interesar

Compártelo en:
Construido para ti con info de: