‘¡Nadie me va a ver la cara de cachón!’: así se habría orquestado el homicidio de Jonathan Gutiérrez
El titulo es:‘¡Nadie me va a ver la cara de cachón!’: así se habría orquestado el homicidio de Jonathan Gutiérrez
Anuncio
aldia_web

Vas por aquí

Anuncio
Foto detalle: 
Carlos Camargo y Jonathan Gutiérrez eran amigos desde su juventud. Cortesía.
aldia_web
Andrés Gaitán García

‘¡Nadie me va a ver la cara de cachón!’: así se habría orquestado el homicidio de Jonathan Gutiérrez

12.6K

Relato de una amistad perdida, un amor falso y una venganza mortal.

Videos tomados de cámaras de seguridad y testimonios son la base de la teoría que maneja la Fiscalía para acusar a Carlos Emir Camargo Piedrahita como presunto determinador del homicidio agravado de su ‘amigo’, Jonathan Gutiérrez Castro, ocurrido pasado el 12 de abril del presente año, en la esquina de la carrera 53 con calle 43, barrio Abajo, en Barranquilla. 

Para el ente acusador el crimen tendría un motivo netamente pasional, que se resume así: Carlos habría orquestado la muerte de Jonathan en venganza por haberse metido con su esposa, una empleada de la Secretaría de Educación de Barranquilla, quien actualmente tiene 8 meses de embarazo.    

El relato de la Fiscalía señala que los hechos empezaron a gestarse en 2018, cuando Jonathan, la víctima, de 31 años, habría iniciado una relación sentimental con Karol Michelle Morales Smith, de 25 años, esposa de Carlos.  

De esta relación dieron fe, en declaración juramentada, la misma Karol y varias amigas, cuyo nombre se mantiene en reserva ya que han sido víctimas de amenazas e intimidaciones por parte de supuestos allegados de Carlos. 

El back up de celular 

Una de las amigas le explicó a la Fiscalía que Karol y Carlos son esposos y compañeros de trabajo, ella labora en la Secretaría de Educación con un contrato de prestación de servicios y él como profesional universitario en la Secretaría de Hacienda, ya que es contador público titulado.   

“El esposo de ella, Carlos, y Jonathan eran muy amigos desde la infancia, porque vivían en el mismo barrio, en barrio Abajo, ellos salían juntos, a comer, rumbear, ellos vivían a una cuadra y se conocían, ahí empezó todo”, explicó la testigo. 

Karol también habría residido en barrio Abajo y varias veces salió a departir y hacer ejercicio con su esposo, Jonathan y la esposa de este. 

La testigo afirmó que entre Jonathan y Karol existió una relación amorosa que duró aproximadamente dos años. De hecho, en septiembre del año pasado, para celebrar Amor y  Amistad, Jonathan le regaló un reloj marca Yess y Karol le tuvo que decir al esposo que se lo había dado la amiga para poder usarlo.  

“Karol y Jonathan salían, no sé qué lugares frecuentaban, nosotros teníamos un grupo de amigas y todas teníamos conocimiento de la relación sentimental de Karol y Jonathan”, afirmó la testigo.  

Otra amiga, más cercana, contó que a finales de febrero de este año Carlos se dio cuenta de que su esposa, al parecer, le era infiel porque le cogió el celular, lo llevó a Fedecafe para que le hicieran un back up y sacó toda la información. 

Al revisar los mensajes encontró charlas con Jonathan y con sus amigas desahogándose. 

“Esa misma noche Carlos Camargo la levantó a trompadas, patadas, la jaló por el pelo y la echó de la casa, es más eso lo hizo delante de la mamá y la hija de ellos de 9 añitos, en el apartamento nuevo que compraron en el conjunto Alameda del Rio”, contó la testigo.  

Los hechos habrían ocurrido el 22 de febrero de este año.  

Según la declarante Carlos se quedó con el celular de su esposa y durante algunos días trató de sacarles más información a las amigas, pero ellas estaban advertidas de lo que había pasado y no le respondieron; al final una se hizo pasar por Karol y bloqueó el celular y la sim card.  

Otro informante, identificado únicamente como el ‘Referido’, le dijó a la Fiscalía que durante esos días de pelea, Carlos amenazó a su mujer diciéndole que las cosas no se iban a quedar así, que “nadie le iba a ver la cara de cachón y muy pronto se iban a enterar de algo”. 

$10 millones por el homicidio 

Otro testigo, alias ‘Piolín’, se presentó ante la Fiscalía y, buscando acceder a un principio de oportunidad, confesó que ayudó a Carlos (a quien apodan ‘Gocho’, en el barrio Abajo) a contactarse con alias el ‘Gamo’, quien se encargó de buscar los sicarios y cuadrar toda la ‘logística’ para asesinar a Jonathan. 

“No sé como hizo ‘Gocho’ para averiguar el sitio donde yo estaba trabajando, la situación es que él llegó hasta allá un jueves del mes abril de este año, me fue a buscar y me dijo que necesitaba hacer una vuelta, yo le pregunte qué vuelta era y él me contestó que era matar a Jhonatan Gutiérrez, el ‘Orejón’, que era como le decíamos al hoy occiso”.  

En las semanas siguientes el ‘Gamo’ coordinó el asesinato de Jonathan; por el homicidio, Carlos habría pagado $10 millones, según el testigo; primero entregó $7 millones y luego entregó $3 millones en tres contados para que “agilizaran la vuelta”.  

‘Piolín’ agregó que a Jonathan le hicieron seguimiento e ‘inteligencia’ usando la camioneta que manejaba Carlos, una Toyota Fortuner, de color blanco, vidrios polarizados, placa HXP-359, registrada a nombre de la hermana de Carlos. 

Después de establecer las rutinas de la víctima, quien habitaba en el conjunto residencial Bavaria, en barrio Abajo, Carlos, el ‘Gamo’ y dos pistoleros desconocidos habrían procedido a materializar el homicidio, la fecha elegida fue el viernes 12 de abril. 

Cotejando el relato de ‘Piolín’ con lo dicho por otros informantes y las imágenes de las cámaras de seguridad ubicadas en la esquina de la calle 43 con carrera 53, e inmediaciones de la tienda El Durán, las autoridades determinaron que los hechos habrían ocurrido de la siguiente forma:

Jonathan llegó a su casa del trabajo como a las 6:30 de la tarde, pasadas las 8:00 de la noche salió de su apartamento y se dirigió a la tienda El Durán, donde compró algunos alimentos y se sentó en el bordillo a comer y hablar por celular con un amigo del trabajo.

Semanas antes Jonathan le confesó a ese amigo que mantenía una relación prohibida con una mujer llamada Karol y le dijo que meses atrás el esposo se había enterado porque le cogió el celular y le pilló las conversaciones. 

Además, le dijó que ese tipo, quien sería Carlos, lo estaba buscando.

La Fiscalía anotó que minutos antes del homicidio, en las cámaras, se ve merodear por la esquina calle 43 con carrera 53 la camioneta de placa HXP-359. 

Jonathan también la vio y le alcanzó a decir a su amigo, por celular, que el marido de la mujer con la que andaba lo estaba ‘cazando’ y le pidió que llegara a la tienda a recogerlo, pero se tranquilizó cuando vio que el vehículo siguió de largo.

Para el ente acusador, esa noche, dentro de la camioneta iban Carlos, manejando, y el ‘Gamo’, quien se encargó de marcar a Jonathan para que lo mataran.  

En las imágenes se ve como el ‘Gamo’ se baja de la parte de atrás de la camioneta y se para en una esquina a hablar por celular, pero, de acuerdo con las autoridades, en realidad estaría llamando a los sicarios, que estaban por el sector dando vueltas en una moto.

Los pistoleros recibieron la llamada, llegaron frente a la tienda y le propinaron dos tiros a Jonathan, quien agonizante fue trasladado a la Clínica Centro, donde no pudieron hacer nada para salvarle la vida. 

Carlos Emir Camargo Piedrahita no aceptó los cargos por homicidio agravado en calidad de determinado que le imputó la Fiscalía y se encuentra preso en la cárcel Distrital El Bosque en espera de empezar el juicio oral. De ser encontrado culpable puede ser condenado a entre 35 y 40 años de prisión.  

El ‘Gamo’ y los pistoleros que ejecutaron el homicidio son buscados por las autoridades.

Te puede interesar

Compártelo en: