Junior 3, Millonarios 2: pudo ser mejor, pero triunfo es triunfo
El titulo es:Junior 3, Millonarios 2: pudo ser mejor, pero triunfo es triunfo
Anuncio
Foto detalle: 
aldia_web
Rafael José Castillo Vizcaíno

Junior 3, Millonarios 2: pudo ser mejor, pero triunfo es triunfo

25

‘El Tiburón’ pegó primero y venció a los ‘Embajadores’ en el primer round de la pelea por llegar a la final. Tuvo contra las cuerdas a su rival.

No está mal. Sí, se pudo sacar una ventaja mayor, lo tuvo contra las cuerdas, grogui, tambaleante y a punto del nocaut en la serie, pero de todas maneras Junior pegó primero y venció 3-2 a Millonarios en el primer round de la pelea por llegar a la final de la Liga, en la tarde de este jueves en el estadio Metropolitano. 

Carmelo Valencia (2) y Fabián Sambueza dieron los golpes rojiblancos. Fernando Uribe y Cristian Arango descontaron. 

Junior fue amo y señor del primer tiempo. Un Larry Vásquez imperial, que hacía todo bien, absolutamente todo, agarró la batuta, y música maestro. Toque, toque, toque y toque.

Vásquez estaba tan brillante como el sol caribeño. Ambos fueron claves para liquidar a Millonarios en el periodo inicial.

Pero más allá de una individualidad con alto nivel y una ventaja climática, los Tiburones ratificaron una vez más que ya tienen una idea de juego y que han consolidado un colectivo.

A pesar de las ausencias de Miguel Borja, Teófilo Gutiérrez y Jhon Pajoy y ‘Cariaco’ González, el equipo se las arregló para imponer el ritmo, adueñarse del balón y fabricar las mejores opciones de gol.

Junior atacaba con toque-toque, pero también con juego directo a través de largos cambios de frente de Willer Ditta hacia Marlon Piedrahita y de Didier Moreno hacia Gabriel Fuentes.

El zurdo samario también se lució y evidenció que podía tener un cupo en la selección Colombia que participará en la Copa América. A través de sus constantes y vigorosas salidas, Junior encontró el primer gol.

Fuentes recibió de Didier, levantó la cabeza y habilitó a Carmelo Valencia, que esta vez aprovechó la oportunidad en la titular y fue certero para abrir la cuenta.

Los rayos del sol y la humedad golpeaban fuerte a los azules y se notaban agotados. No se veía cómo y por donde podían hacer daño, pero el fútbol tiene sus sorpresas y en un saque largo del arquero

Cristian Vargas, David Silva deja a Fernando Uribe frente a Viera y el atacante, como buen goleador, anota hasta con la canilla.

El 1-1 parecía emparejar el partido, no por lo que hacía Millonarios, más bien porque Cetré andaba extraviado, Sambueza seguía como sin fuerza e Hinestroza jugaba con un exceso de confianza incomprensible.

Sin embargo, a pesar de las falencias individuales, el trabajo grupal y el carácter de hombres como Willer Ditta mantuvieron a Junior en la pelea. 

El zaguero fue osado y emprendió una larga cabalgata desde su área hasta la otra y le dijo a Carmelo: métela.

Valencia anotó, pero el gol es de Ditta. Fue el autor intelectual a través de su temple y atrevimiento. 

El gol rejuveneció el accionar de Junior y rápidamente llegó el tercero, de nuevo con una proyección de Fuentes por izquierda. Su centro fue alcanzado en el segundo palo por la cabeza de Sambueza y el partido se puso 3-1.

Todo indicaba que Junior se iba de largo, su ánimo estaba por las nubes y Millonarios flaqueaba, titubeaba. Terminaron con la lengua afuera los ‘Embajadores’ ante el fútbol local y el implacable calor.

Sin embargo, los dirigidos por Alberto Gamero reaccionaron en el segundo tiempo, mostraron un ímpetu diferente, recuperaron la dinámica que les caracterizó durante la temporada y empezaron a acercarse al arco de Viera, no con gran peligro, pero ya daban señales de vida.

Junior ya no tenía tantas facilidades para manejar el partido y aflojó un poco en todo sentido. 

Tal vez se relajó demasiado y perdió el norte. En una jugada propiciada por una mala entrega de Sebastián Viera, Cristian Arango concretó el descuento y animó a Millonarios a más y Fernando Uribe marcó el 3-3, pero el árbitro lo anuló por una falta del artillero sobre Rosero. 

Cetré, Sambueza e Hinestroza se mantuvieron apagados. Carmelo se quedó sin oxígeno. Junior solo amenazaba con sus laterales y las jugadas más claras de gol fueron una que desperdició Valencia y un postazo en un remate de Hómer Martínez tras un córner levantado por Cetré. 

Millonarios casi se va con el 3-3, pero Ricardo ‘el Caballo’ Márquez no le dio la dirección suficiente a su remate frente a Viera en la agonía del juego. 

Sí, pudo ser mejor para Junior, pero también peor si Márquez marca. Victoria es victoria, ventaja es ventaja.

Te puede interesar

Compártelo en: